Receta fácil de tarta Guinness

Dificultad Medio
Preparación Entre 30 minutos y 1 hora
Tipo

La tarta Guinness es una tarta muy especial; aunque al principio no os suene muy bien el hecho de añadir una cerveza a un postre en cuanto la probéis os daréis cuenta de que estábais equivocados.

Con su sabor inconfundible y su toque a cerveza negra, esta tarta sorprenderá a todo el que la coma, ya que el chocolate, unido al frosting de nata y queso crema hacen una combinación espectacular.

Ingredientes para 4 Personas

  • Lo primero que haremos será preparar el bizcocho de la tarta. Para esto cogemos una olla pequeña y ponemos en ella la cerveza a calentar sin que llegue a hervir.

  • Cuando ya esté caliente añadimos ahí la mantequilla en trozos, bajamos el fuego y esperamos a que se derrita; cuando esté lista reservamos.

  • En otro bol grande mezclamos el cacao, la harina, el bicarbonato y el azúcar. Removemos con una cuchara de palo hasta que se junten todos los ingredientes.

  • En un bol diferente juntamos la nata, los huevos y el extracto de vainilla y batimos. Añadimos a este último bol la cerveza y la mantequilla y volvemos a batir.

  • Cuando tengamos hecha la mezcla, vamos incorporando poco a poco los líquidos a la mezcla de ingredientes secos (harina, cacao...). Conseguiremos una masa líquida uniforme.

  • Ponemos el horno a precalentar a 180º y mientras calienta, untamos el bol desmontable con un poco de mantequilla.

  • Echamos dentro la masa del bizcocho y lo metemos en el horno. Cuando pasen 20 minutos tapamos la parte de arriba del bizcocho con papel de aluminio para que no se queme.

  • Dejamos el bizcocho otros 20 minutos en el horno y retiramos el papel de aluminio. Lo dejamos en el horno otros 5 o 10 minutos más y ponemos el bizcocho a enfriar.

  • Mientras se hace el bizcocho, preparamos la cobertura o frosting. Lo primero que haremos será meter el bol donde montaremos la nata en el congelador durante 5 minutos.

  • Una vez esté frío, montamos en él la nata junto con 75 g del azúcar glas.

  • En otro bol, juntamos los otros 75 g de azúcar glas con el queso crema, batimos y lo añadimos al bol donde tenemos la nata montada. Cuando lo tengamos lo reservamos en el frigorífico hasta que la tarta enfríe.

  • Cuando la tarta esté completamente fría, ponemos por encima la cobertura y dejamos la tarta toda una noche en la nevera.

  • Es conveniente sacar la tarta de la nevera unos 15 minutos antes de comerla, para que no esté muy fría. ¡Os aseguro que está de vicio!

    Compartelo con tus amigos!!

    Comentarios

    - No tiene comentarios ¿No quieres ser el primero?
    Debes entrar en tu cuenta para dejar comentarios y calificar las recetas.

    Recetas de Interés