Receta de garbanzos con pata de cerdo

Dificultad Medio
Preparación Más de 2 horas
Temporada Invierno
Tipo Gallega

Si queréis descubrir la forma más fácil de preparar unos riquísimos y nutritivos garbanzos con pata de cerdo no os podéis perder esta receta. Se trata de un plato sabrosísimo y que será ideal para esas comidas de invierno cuando queremos calentarnos después de llegar de todo el día en la calle. 

Además, esta receta en concreto que os presento hoy viene directamente desde Galicia ya que es como lleva preparando este plato mi abuela desde que lo empezó a cocinar. ¡Un auténtico manjar, os lo prometo!

Antes de empezar a cocinar cualquier receta con garbanzos, debemos ponerlos a remojo entre 6 y 8 horas antes, en un bol con agua del tiempo. 

Ingredientes para 4 Personas

  • Lo primero será poner a cocer la pata de cerdo en una olla con agua. Cuando hierva, tiramos el agua y volvemos a poner la pata al fuego cubierta de agua junto al hueso de jamón

  • Dejamos que todo el contenido de la olla cueza durante una hora

  • A continuación, hacemos un sofrito con 5 dientes de ajo, dos cebollas, una zanahoria, media ramita de apio y un puerro.

  • Pochamos las verduras y añadimos una cucharada rasa de harina, pimienta, sal, guindilla, pimentón y comino al gusto.

  • Doramos la harina un par de minutos y añadimos el tomate triturado y el perejil.

  • Dejamos que el sofrito se cocine a fuego muy lento mientras termina de pasar la hora de cocción de la pata.

  • Cuando haya pasado la hora de cocción de la pata,  trituramos el sofrito y lo añadimos a la olla de la cocción. Removemos. 

  • Escurrimos y limpiamos los garbanzos y los añadimos a la olla. 

  • A partir de aquí, los garbanzos deben cocer entre 40 minutos y una hora y media, dependiendo del tipo de garbanzo y de lo frescos que estén. Lo mejor para que queden en su punto es ir probándolos cada 20 minutos. 

  • Retiramos unos cuantos cazos del agua de cocción y los reservamos, hasta que cubra más o menos un dedo los garbanzos.

  • Vamos comprobando el punto de los garbanzos, corrigiendo el espesor de la salsa con el agua que reservamos de la cocción. En este momento también debemos añadir la sal, que es muy importante no añadirla hasta el final.

  • Hay que tener en cuenta que al principio la salsa será bastante más líquida, por lo que es mejor reservar más agua al principio y luego ir corrigiendo, siempre es mejor estar a tiempo de ir añadiendo que que nos queden los garbanzos aguados. 

  • Cuando haya pasado el tiempo de cocción de los garbanzos veremos que la salsa está mucho más espesa que al principio. Entre medias de la cocción es el momento perfecto para ver como va la textura de nuestra salsa.

  • Cuando logremos la textura que queremos de garbanzos y salsa, dejamos reposar todo el potaje durante, al menos, una hora antes de comerlo. 

  • Tened en cuenta que, a pesar de que podéis comer cualquier potaje después de que haya pasado una hora en reposo, lo mejor es hacerlo de un día para otro, para que se asienten los ingredientes y los sabores. Probadlo y veréis que está mucho más rico al día siguiente. 

    Compartelo con tus amigos!!

    Comentarios

    Julio Rodriguez Cruz

    10/10/2019 14:31

    Me encantan!!

    Debes entrar en tu cuenta para dejar comentarios y calificar las recetas.

    Recetas de Interés