Flan de queso casero

Dificultad Medio
Preparación Entre 1 y 2 horas
Temporada Invierno
Tipo Francesa

Este flan de queso que hoy os presento es, para mi, una reinterpretación del clásico y riquísimo flan que mi abuela me lleva haciendo toda la vida como postre. Es cierto que yo personalmente le echo algo menos de azúcar, pero la esencia sigue siendo la misma. 

Este flan de queso es una receta súper sencilla que no puede salir mal y, para mi gusto, nos ofrece un postre más cremoso que el típico flan tradicional.

De verdad que conozco pocas recetas de repostería que sean más fáciles que esta, sirve para todos los niveles ¡Manos a la obra! 

Ingredientes para 4 Personas

  • Lo primero que haremos será coger una olla y poner a calentar en ella bastante agua. Así, cuando metamos el flan en el horno al baño maría, el agua de debajo estará ya caliente y evitaremos tener que darle más tiempo en el horno para que el agua coja la temperatura correcta. 

  • El siguiente paso será preparar el caramelo. He de reconocer que el caramelo no es algo que me encante, por lo que yo lo suelo hacer un poco escaso.

    Si queréis que os salga más caramelo para que vuestro flan quede más bañado, solo es cuestión de añadirle más azúcar, aunque, como os digo, para mi esta cantidad que os propongo me parece más que suficiente.

  • Para preparar el caramelo ponemos en una sartén o cazo un poco hondo 3 o 4 cucharadas de azúcar. Añadimos las dos cucharadas de agua y removemos lo mínimo para que se mezclen los dos ingredientes. 

  • Esperamos un par de minutos sin remover y veremos cómo el caramelo se va poniendo más dorado. En unos 3 minutos veremos como nuestro caramelo está completamente líquido y con un color más tirando a marrón; ese es el momento de sacar el caramelo del fuego y echarlo sobre nuestro molde para bizcochos. 

  • Con el caramelo ya listo, lo siguiente que hacemos es poner el horno a calentar con calor arriba y abajo a 200º. 

  • Por otro lado, en un bol grande, colocamos los seis huevos, 3 cucharadas de azúcar, los 300 gramos de queso crema y el medio litro de leche entera

  • Con ayuda de unas varillas eléctricas mezclamos todo bien durante, por lo menos, 5 minutos. Es importante no dejar de batir hasta que veamos que no hay trocitos de queso crema,  por eso es importante darle bastante tiempo con las varillas hasta que veamos que todo es un líquido uniforme.  

  • Una vez estén todos los ingredientes bien batidos, pasamos la mezcla al molde para bizcochos donde teníamos ya puesto nuestro caramelo. 

  • Colocamos este molde sobre una bandeja que nos permita hacer la cocción al baño maría y vamos añadiendo el agua que habíamos calentado hasta que haya cubierto más o menos la mitad del molde de nuestro flan.

  • Lo ideal es que el agua del baño maría no llegue a hervir, para que no se formen demasiadas burbujas dentro del flan; sin embargo, por si acabo, yo siempre tapo con un poco de papel de aluminio la parte superior del molde donde está la mezcla del flan. Así, aunque llegase a hervir el agua no entrará dentro. 

  • Metemos nuestro molde al baño maría en el horno y lo dejamos ahí a 180º durante 50 minutos.

  • Cuando haya pasado este tiempo, quitamos el papel de aluminio y dejamos que el flan de queso se termine de cocinar durante otros 20 minutos en el horno a la misma temperatura. 

  • Después de unos 70 minutos en total en el horno, nuestro flan estará listo. Sin embargo, os aconsejo que lo probéis pinchándolo con un palillo o un cuchillo, para ver si verdaderamente está cuajado por dentro.

    Si el palillo sale limpio estará listo; si todavía mancha deberéis ir probando dándole intervalos de 10 minutos a la cocción y volviendo a comprobar con el palillo. 

  • Finalmente, cuando el palillo salga completamente limpio, retiramos del horno y dejamos que nuestro flan se temple en el mismo molde en donde lo hemos cocinado. Tardará un par de horas, dependiendo un poco de la temperatura ambiente. 

  • Cuando se haya templado, lo metemos directamente en la nevera y dejamos que coja cuerpo durante, mínimo 5 o 6 horas; mejor si lo dejamos toda la noche refrigerándose. 

  • Pasado el tiempo de nevera, sacamos nuestro flan de queso y lo desmoldamos sobre una bandeja alargada. ¡Listo para disfrutarlo!

  • Compartelo con tus amigos!!

    Comentarios

    - No tiene comentarios ¿No quieres ser el primero?
    Debes entrar en tu cuenta para dejar comentarios y calificar las recetas.

    Recetas de Interés